ESE DESCONOCIDO COMPAÑERO

 

Gotean las hojas del chopo

cubiertas del rocío de la noche

meciéndolas un tenue soplo

su ya lánguido y ajado porte

 

Empapando de nostalgias

huecos y oscuras oquedades

otrora llenos de vida y magia

hoy llenos de soledades

 

Exuberante camino

antaño andado

me trajeron mi destino

hoy entre neblinas olvidado

 

Entre la bruma y la oscuridad

un fulgor en el horizonte

apaciguando mi ansiedad

marcando mi rumbo y mi norte

 

Ese desconocido compañero

al que llamamos pasión

inundándome de nuevo

mi alma y mi ajado corazón

 

Francisco Lázaro Martin Martinez